¿QUE DICES DE TI MISMO?

¿Qué dices de ti mismo? Juan Bautista podía identificarse con Isaías 40:3. Juan dijo: "Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías". Juan pudo verse en la Biblia. Juan pudo ver su nombre escrito en el Libro. Muchos decían que él era un falso profeta, otros decían que él era un demente. Pero nada de eso pudo estorbar a Juan, él pudo verse en el Libro, él sabía quién era: Isaías 40:3. ¿Qué dices de ti mismo hermano?

Lo mismo fue con Jesús, Él pudo ver también su vida y su llamado en las Escrituras. Él lo dijo en una ocasión: “Escudriñen las Escrituras porque ellas dan testimonio de mí”. Jesús pudo verse en las Escrituras. Él sabía que la Biblia hablaba de Él. En una ocasión cuando los escribas y fariseos vinieron a Él para pedirle una señal, Jesús les dijo: “La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches”. ¿Se da cuenta hermano? Jesús pudo verse en el Libro de Jonás, Jesús pudo ver su nombre escrito en el Libro. Para muchos Jesús era Beelzebú, para otros un hijo ilegítimo, para otros un falso mesías. Pero Jesús sabía quién era. Él pudo identificarse en las Escrituras. Él sabía que Génesis 3:15 hablaba de Él. Él sabía que había venido como la Simiente de la mujer para pisar la cabeza de la serpiente. Él pudo verse en el Libro de Éxodo, Él sabía que era el Cordero Pascual con cuya sangre los hijos de Israel se librarían del ángel de la muerte. Él pudo verse en el Libro de Números, Él sabía que sería levantado en la punta de un asta, como la serpiente de bronce en el desierto. Jesús sabía que era Números 21:8. Él pudo identificarse en las Escrituras. 

Yo te pregunto hermano: ¿Qué dices de ti mismo? ¿Puedes ver tu nombre escrito en el Libro? ¿Puedes decir como dijo Jesús: Las Escrituras dan testimonio de mí? Vaya al Libro de Génesis y siga hasta el Libro de Apocalipsis y verá que toda Biblia da testimonio también de la Novia de Cristo. La Biblia habla de nosotros. Tú eres Eva, tú eres Sara, tú eres Rebeca, tú eres Raquel, tú eres Asenath, tú eres Ruth, tú eres Esther, tú eres María, tú eres la Esposa del Cordero de Apocalipsis 19:7

Deja entonces de prestarle atención al diablo, él te dice que no sirves para nada, que eres un hijo ilegítimo, que el Rapto no es para ti. Pero no le creas al diablo. Reconoce quién eres. Tienes que identificarte en las Escrituras.

(Este es un extracto del mensaje “¿Qué dices de ti mismo”, predicado por nuestro pastor: Juan Saenz”)

Diseñado por Tabernaculo Iglesia de Dios - Copyright © Company. All Rights Reserved.